viernes, 29 de abril de 2011

TE QUIERO

Nuestro amigo, Rubén Pérez, nos ha dejado este precioso poema de Mario Benedetti.
Te quedó lindo, Muchas gracias, amigo!!
TE QUIERO

Tus manos son mi caricia 
mis acordes cotidianos 
te quiero porque tus manos 
trabajan por la justicia 

si te quiero es porque sos 
mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos 

tus ojos son mi conjuro 
contra la mala jornada 
te quiero por tu mirada 
que mira y siembra futuro 

tu boca que es tuya y mía 
tu boca no se equivoca 
te quiero porque tu boca 
sabe gritar rebeldía 

si te quiero es porque sos 
mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos 

y por tu rostro sincero 
y tu paso vagabundo 
y tu llanto por el mundo 
porque sos pueblo te quiero 

y porque amor no es aureola 
ni cándida moraleja 
y porque somos pareja 
que sabe que no está sola 

te quiero en mi paraíso 
es decir que en mi país 
la gente viva feliz 
aunque no tenga permiso 

si te quiero es porque sos 
mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos.

                MARIO BENEDETTI




sábado, 31 de julio de 2010

Romance de la viuda enamorada

Un precioso poema de Rafael de León, interpretado, así de bien, por nuestra amiga Clotilde
Gracias por tu aportación, amiga!!

Siempre pegada a tu muro
y al filo de tus almenas;
siempre rondando el castillo
de tu amor; siempre sedienta
de una sed mala y amarga
de desengaño y arena.

¿Por qué te querré yo tanto?
¿Por qué viniste a mi senda?
¿Quién hizo brillar tus ojos
en la noche de mi pena?
¿Qué lluvia de mal cariño
quiso convertirme en yedra,
que va creciendo y creciendo
pegada a tu primavera?

¡Ay, que montaña de amor
tengo sobre mi cabeza!
¡Ay, que río de suspiros
pasa y pasa por mi lengua!

Yo estaba en mis campos hondos,
allí en Castilla la Vieja
durmiéndome entre molinos
y coplas rubias de siega,
y era mi vida una noria
monótona y polvorienta.

Mis hijos venían del campo,
con sus camisas abiertas,
y en el pulso de sus hombros
reclinaba mi cabeza.
Así, un día y otro día,
allí en Castilla la Vieja...

Una tarde ( por los nardos
subía la primavera... ).
Una tarde, vi tu sombra
que venía por la senda
dentro de un traje de pana,
tres vueltas de faja negra
y una voz dura y redonda
lo mismo que una pulsera.

-Buenas tardes, ¿hay trabajo?
-Sí- te dije toda llena
de un escalofrío lento
que me sacudió las venas
y que me quitó de encima
diez años de vida muerta,
bordando en mi enagua oscura
una rosa dulce y tierna.

-Está bien- fueron tus gracias,
y, doblando la chaqueta
te sentaste a mi lado
en el borde de la senda.

Vive este amor de silencio
y entre silencio se quema,
en una angustia de horas
y en un sigilo de puertas.
El pueblo ya lo murmura
en una copla que rueda
todo el día por el campo
y de noche en la taberna.

Dicen que si soy viuda
y sacan el muerto a cuestas;
dicen, que si por mis hijos
me debía dar vergüenza...
Dicen, tantas cosas, tantas,
que las paredes se llenan
de vidrios y maldiciones
y hasta a veces de blasfemias.

Mi hijo el mayor (veinte años,
dulce y moreno), con pena,
me habló esta mañana: -Madre,
ese traje no te sienta,
ni esas flores, ni ese pelo,
ni ese pañuelo de hierbas...
Yo no me atreví a mirarlo,
y me sentí muy pequeña,
como si fuese mi madre
la que hablándome estuviera.

-Por nosotros, tu no debes
vestirte de esa manera...

¡Ay, por vosotros! Os di
todo el trigo de mi era;
todavía de vosotros
mi cintura tiene huellas.
¡Sangre mía que anda y vive
y a mí me va haciendo vieja!
¿Pero es que yo ya no tengo
derecho a querer? ¿Qué ciega
ley me prohíbe que al sol
deje mis rosas abiertas?
¿Y que me mire al espejo,
y que me vista de fiesta,
y que en mi jardín antiguo
florezca la primavera?...

¡Quiero y quiero y quiero y quiero!
Están en flor mis macetas;
diez ruiseñores heridos
cantan amor en mis venas,
y me duele la garganta,
y está mi voz hecha piedra
de tanto decir: "Te quiero
como a ninguno quisiera!"

¡Ay, qué montaña de amor
tengo sobre mi cabeza!

¡Ay, qué río de suspiros
pasa y pasa por mi lengua!

¡Canten, hablen, cuenten, digan,
pueblo, niños, hombres, viejas...
que yo de tanto quererle
no sé si estoy viva o muerta!

Rafael de León


sábado, 1 de mayo de 2010

http://whviug.bay.livefilestore.com/y1pY-vUcojXJBzQMXyeY0hDclJrhILkuIl-Ga3rRrxRo5jPCmYAKee29OWKHOTIfQQ6-iNI_42-ASJLn96NqgxgSVxDzsj6Ttnu/ladyej4.gif

A mi madre

Cuando más te necesitaba,
de mi lado te marchaste…

Ocho hijos te dió Dios,
a quienes tu vida entregaste,
ocho hijos que aún te lloran
por no poder olvidarte.

Conmigo siempre te llevo
en malos y buenos momentos.
Cuando lo tengo difícil
de tu mano me consuelo
y en los momentos felices,
tu sonrisa siempre encuentro…

Cuando más te necesitaba,
Dios te vino a buscar…
Un mal día de enero
de mi lado te alejabas…

Nunca nada fue tuyo,
a tus hijos te entregabas.
Con sonrisas, alegría y cariño
nuestra juventud llenabas.

Cuando más te necesitaba,
de mi lado te marchaste…

María, Madre del Cielo,
María, la madre mía,
hoy mi corazón te envío
con esta sentida poesía!

Ch. L. V. ©

http://whviug.bay.livefilestore.com/y1pDXtQC6mDArk_4uztNyLHai_2Pnckl1JtZGgqxBmEPuO99kiTg1EERYU37ZdB7Zi3iwX5ky5kbWp1_gGJercQmcWtnrRSWyjs/lijntjes12-1.gif


lunes, 15 de marzo de 2010

Mercedes, nos ha mandado, desde su linda
tierra canaria, este bonito poema.

¡¡ Muchas gracias, amiga!!


ESTOY QUERIENDO...


Estoy queriendo yo a un hombre
y no lo puedo decir
estoy sufriendo por dentro
me estoy sintiedo morir.
Y qué penita tan grande
tener que ocultar mi amor
y manar por dentro pena
y también mucho dolor.
Estoy queriendo yo a un hombre
con todo mi corazón
muero por besar su boca
y vivo por su pasión.
!Qué pena es estar queriendo
y al mismo tiempo mintiendo
diciendo que es amistad
mientras yo sé que por dentro
te quiero muy de verdad.

Francisco Tarajano


sábado, 13 de febrero de 2010

Nuestro amigo gaditano, Domingo, nos ha dejado este precioso poema.
¡¡ Gracias, amigo !
El mensaje de la luz.

La Luna es reina de la noche;
universos colmados de amores;
zorsales que buscan alimentos;
temerosos de las proximas calores.

Enigmas de blancas sábanas;
quebradas,en las noches cálidas,
unjidas con el aroma inocuo del;
incienso de hermosas crisalidas.

Éteres, azules ...de los mares.
rosas cuales mantos de aguas;
ocasos blancos apagados;
Dias claros en amor de almas.

Oleosos talles sagrados;
sonoras nubes de tormenta
Insistentes rayos candentes;
anuncian; tu sutil belleza.

Cádiz 8 de Febrero de 2010.
Domingo Ouviña San Isidro.

@ Reservados todos los derechos.



domingo, 24 de enero de 2010

Hoy, tengo el honor de poder contar con la, inestimable, colaboración de Oscar López, RNE "Afectos en la noche". Que ha tenido la amabilidad de mandarnos este hermoso poema griego, recitado por él.
¡¡ Muchas gracias, Oscar!!
Orión

¿Dónde está el pulso del suelo
La sangre en la memoria de nuestros rostros
El auténtico viaje de ida...

Sueños y sueños llegaron por los días de los jacintos.
Sueños y sueños por los albos insomnes de los cisnes.
El rocío nace en las hojas, como en el cielo infinito,
el sentimiento sereno.


Odiseas Elitis (Poeta griego)


miércoles, 16 de diciembre de 2009

Un hermoso poema, hecho con todo el sentimiento que la ausencia de un hijo pueda dejar en el alma... De nuestra amiga Rosa.